Hacer un Seguimiento de tu Hijo Universitario y a la Vez Priorizar la Salud Mental

#papfa #universidad#trastornobipolar


Hacer la transición a la universidad puede ser uno de los momentos más emocionantes en la vida de una persona, pero también probablemente uno de los más abrumadores. Las únicas personas en el mundo que podrían estar más estresadas que un nuevo alumno universitario son sus padres. Si se le suma el hecho de que su hijo/a podría estar afrontando un problema mental, emocional o de conducta, es suficiente para mantener despierto a un padre/madre toda la noche.

PA Parent and Family Alliance se reunió con una estudiante avanzada de Pensilvania que ha batallado contra la depresión y la ansiedad desde que era niña y recientemente recibió el diagnóstico de trastorno bipolar. Estas dificultades mentales no la han detenido para obtener su título universitario, pero han afectado mucho su experiencia universitaria. Comprendemos cuán impactante es el consejo de alguien que ya ha estado en tu lugar, por eso le pedimos algunos consejos sobre cómo transitar el camino estresante, social y a menudo agotador que es la universidad.

¿Cómo fue la convivencia con tus compañeras de habitación?

“Vivir con mis compañeras de habitación y compartir el espacio constantemente con otras personas me resultó un poco difícil. Si tuviera que darles un consejo sobre la convivencia con los compañeros de habitación, les recomendaría que sean frontales y les comuniquen sus sentimientos y lo que están atravesando. Ellos pueden ser tus mejores amigos y es importante procurar que comprendan de dónde vienes y la razón por la que podrías pasar todo un día en la cama o no estar “de buen humor” para la comunicación con ellos y que no lo tomen como algo personal. Estamos muy cerca unos de otros como para no tener formas de comunicación abiertas. Del mismo modo que quieres que tus compañeros de habitación te acompañen y estén pendientes de ti, como una persona conocedora y con antecedentes de problemas de salud mental, creo que es muy importante que tú también te preocupes por saber si están bien. La universidad es muy estresante y muy dura y nunca sabrás realmente qué está pasando por la cabeza de alguien si no preguntas”.


¿Por qué es importante para ti que las personas que te rodean conozcan tus dificultades?

“Como hablamos de los compañeros de habitación, contarles a las personas importantes de tu vida qué está pasando es esencial para mantener la tranquilidad. Tuve amigos que no comprendían por qué estaba triste o cancelaba planes y he aprendido que ser frontal y comunicativa sobre mis sentimientos y mis necesidades es lo mejor. Esto también ayuda a crear un grupo de amigos comprensivo y que influye positivamente en tu vida. En la universidad recibimos educación pero también es un momento de crecimiento social. En estos cuatro años vivimos con nuestros mejores amigos o estamos a minutos de ellos y mantener esta relación abierta, honesta y positiva nos permite sentirnos más como en casa en un entorno universitario. Dejar el sistema de apoyo y la familia puede ser increíblemente atemorizante y tener un sistema de apoyo en la universidad puede ayudar mucho a reducir la ansiedad”.

¿Qué haces si las redes sociales afectan negativamente tu salud mental?

“He comprobado que la comparación constante en las redes sociales es bastante tóxica para mí. Esta clase de negatividad fue muy perjudicial para mí y mi salud mental. Creo que las redes sociales pueden ser dañinas, sobre todo para las jóvenes porque se comparan con personas que están posando y han sido editadas, y esto puede hacerlas sentir que son menos que otras chicas. Mi consejo para cualquiera que tenga sentimientos similares es que se den cuenta de que las redes sociales son simplemente escenas destacadas en la vida de alguien. Reduzcan el tiempo de navegación en redes sociales y concéntrense en la vida real y las personas que los rodean. Cuando comencé la universidad me preocupaba mucho por obtener la mayor cantidad de “me gusta” posibles. Ahora he transformado mi cuenta en un espacio donde publico fotos de personas (y animales) que amo y citas e imágenes que me hacen feliz. Ya no me importan los “me gusta”, prefiero que alguien mire mi página para sentirse inspirada y feliz en lugar de celosa de cómo luzco. También puede ser de mucha ayuda dejar de seguir esas cuentas tóxicas y muy editadas y comenzar a seguir a personas auténticas y que publican en línea autorretratos sin reservas”.


¿Cómo afrontas el estrés cotidiano de la vida universitaria?

“Creo que es difícil porque en la universidad uno necesita estar constantemente enfocado al máximo en las tareas, pero cuando hay que lidiar además con la ansiedad y la depresión puede ser difícil hasta salir de la cama. Mis cambios de ánimo también afectan mucho mi trabajo académico porque en un segundo puedo estar llorando y al siguiente estar al máximo en la biblioteca durante horas y horas. Pero creo que en mi paso por la universidad he aprendido que soy capaz de mucho más de lo que creía y que a veces simplemente necesito darme un respiro. La universidad es absolutamente estresante; su finalidad es preparar a los alumnos para diferentes trabajos y estresarlos casi parece ser simplemente parte del sistema. Si recuerdas que ninguna asignatura o clase puede definir a las personas, o incluso la clase de alumno que eres, podrás manejar el estrés un poquito mejor. Rodéate de personas con las que puedas divertirte y liberar algo de estrés y habla sobre cómo te sientes para que nada quede reprimido”.


¿Cómo pudiste manejar el aspecto constantemente social de la universidad?

“Nunca he tenido problemas para socializar con la gente. Creo que mis cambios de humor han provocado que a veces haya tenido que cancelar planes con amigos, a veces a último momento, pero ponerme a mí misma y mi salud mental en primer lugar siempre ha sido una prioridad. No puedo ser la clase de amiga que quiero si no me ocupo de cuidar mi salud mental. Es esencial rodearse de amigos que comprendan que a veces tienes que cambiar de planes, o que simplemente no deberías estar en un ambiente de fiesta para mantener amistades que perduren más allá de la universidad. Conocer y respetar tus límites mentales y sociales te ayudará inmensamente”.

¿Los profesores se han adaptado a ti y tus necesidades de salud mental?

“Siempre tuve profesores muy comprensivos. Hubo muchas veces que no podía salir de la cama o algunos días oscuros en los que lloraba sin parar e ir a clases simplemente no era una posibilidad. Mis profesores siempre han tenido consideraciones conmigo y varios de ellos también han respondido mis correos electrónicos con palabras amables y de apoyo.

Si bien tuve la suerte de contar con profesores comprensivos y maravillosos, sé que muchos no los tienen. Mi mejor consejo para esto es trabajar para forjar relaciones estrechas con los profesores. Como tuve que enviarles correos electrónicos e ir a sus oficinas a hablar sobre mis necesidades, tuve con ellos un mayor acercamiento que la mayoría de los alumnos. Creo que este camino de comunicarse abiertamente y establecer relaciones me beneficia a mí como alumna y también a ellos como educadores. Muchos de sus alumnos sufren problemas de salud mental y muchas personas crecieron en familias donde no se hablaba de ello o no saben cómo expresarse. Me gusta la idea de que al hablar sobre mis propias dificultades puedo ayudar a los profesores a comprender las dificultades de otros alumnos”.


¿Cuál es el mejor consejo para una chica con problemas de salud mental que está por ingresar a la universidad?

“Lo que más me ayudó es hablar con un terapeuta. Tener a alguien dispuesto a ayudarte a trabajar con tus emociones y hacerte sentir valorada es muy importante. Veo a mi terapeuta una vez por semana y ese momento me ayuda a relatar y procesar todo, desde el estrés en la universidad y el trabajo a lidiar con mis compañeras de habitación. Otra cosa que me resultó muy útil es tomarme veinte minutos por día, sin importar cuán ocupada esté, para hacer algo que me calme y me ayude a centrarme. Me encanta meditar o jugar con mi gato y estos sencillos descansos de las tareas y el estrés me ayudan a continuar avanzando en la universidad. Conozco a muchas personas que también se entrenan o salen a caminar como forma de tomarse un tiempo para ellos mismos”.

¿Qué lo que más te enorgullece?

“Me enorgullece el ahora. Este semestre ha sido muy difícil para mí y he estado tratando de comprender y afrontar mi reciente diagnóstico de trastorno bipolar. Esto combinado con problemas familiares me hizo sentir que las cosas se estaban saliendo de control en todos los aspectos de mi vida. Aceptar que no puedo controlar todo ha sido un enorme obstáculo para mí y honestamente estoy muy orgullosa de mí misma por haberme dado cuenta y haberlo aceptado. La sensación de impotencia es muy atemorizante pero lo he superado y no puedo volverme loca por cosas que están fuera de mi control”.


¿Qué les aconsejarías a los padres de esa chica?

“Mi consejo definitivo y, en mi opinión, más importante para los padres, tanto si su hija va a ir a la universidad como si no, es que estén muy atentos a cómo está mentalmente. Infórmense sobre los signos de alarma y cómo ayudarla porque muchos chicos se sienten solos y les da temor manifestarse. Simplemente acompañen a su hija y ofrézcanle el amor incondicional que necesita, y tengan a mano todos los recursos que ella pueda necesitar”.

PA Parent and Family Alliance

is a state-wide program of the

Allegheny Family Network

EIN 20-2080261

©2021

 

We are grateful for the financial support from SAMHSAPA Care Partnership, and OMHSAS

2020.21 RCPA Proud Member logo.jpg

contact@paparentandfamilyalliance.org

425 N Craig St. Suite 500

Pittsburgh, PA 15213

Parent Support Line 888-273-2361 

Business Tel: 412-438-6129